Terapia familiar

En el mundo occidental, la familia está en constante cambio, debido a los diversos movimientos sociales que ocurren en el mundo del trabajo y los diversos roles que las personas deben o eligen tener. En este contexto se dificulta mantener los espacios familiares de conversación, apoyo y coordinación necesarios para el desarrollo de la identidad. Es así como mantener el espacio familiar se convierte en un desafío que se debe cultivar diariamente.

La terapia familiar persigue restablecer el equilibrio de la familia, mejorar la comunicación, la convivencia y resolver enfrentamientos familiares que generan tensión. Se recomienda acudir a terapia de familia cuando existen conflictos en el hogar y no se sabe cómo resolverlos. Si tu familia está pasando por un momento difícil, bien sea por estrés, ira, duelo, problemas con tu pareja o con tus hijos, dificultades financieras o una situación de abuso de sustancias, enfermedad, entre otros, la terapia familiar puede ayudar a que tu familia se comunique mejor, y aborde los conflictos y enfrentamientos de una forma más saludable, y sin generar tanta tensión

¿Cuáles son los objetivos de la terapia de familia?

Las sesiones de terapia familiar tienen como objetivo corregir cierta dinámica familiar que se ha convertido en la fuente de las dificultades, modificando las interacciones entre los miembros de la familia que agravan o perpetúan el problema. Es decir, a diferencia de la terapia individual, no se trata de cambios de cada uno de los individuos (estos son secundarios) sino de cambios en el sistema familiar de interacción o en los diferentes subgrupos dentro de la familia.

El paciente es la familia y la interacción de sus miembros, y el miembro individual es más bien el síntoma de un sistema enfermo.

En terapia familiar se trabaja con problemas en los que no necesariamente está presente alguna patología, como son la depresión o el alcoholismo en uno de los miembros. Se trata más bien de patrones de relaciones disfuncionales y carencias en los vínculos emocionales que ocasionan un malestar general o la sensación de que la familia se desintegra gradualmente.

¿En qué me puede ayudar la terapia familiar?

  • Encontrar formas de resolver conflictos.
  • Promover empatía y colaboración.
  • Favorecer la comunicación.
  • Entender el rol que cada miembro juega en la dinámica familiar y promover patrones de conducta y dinámicas saludables.
  • Ayudar en el manejo emocional.
  • Ayudar en la unión familiar.
  • Promover la sinceridad y confianza entre los miembros.
  • Desarrollar un entorno familiar de apoyo.
  • Reducir las fuentes de tensión y estrés dentro de la familia.
  • Perdonar.
  • Integrar a miembros de la familia aislados.

Familias ensambladas

Alienación parental

Comunicación en la familia

Violencia intrafamiliar

Problemas financieros

Dificultades entre hermanos

Apollo en proceso de separación

Cuidado de un familiar con necesidades especiales

El sindrome del nido vacío

Artículos Relacionados

Crianza

Maternidad

Psicología Actual

Para la terapia, te recomendamos a los siguientes profesionales:

Casa matriz

Sucursal

Contáctenos

Ingrese nombre:

Ingrese correo:

Ingrese teléfono:

Ingrese comentario:

Desarrollado por