Noticias

La mujer en el siglo XXI

Volver

2011-06-09

Desde el comienzo de la civilización, los hombres dominaron la relación de género, entre otras razones por su fuerza física. El hombre fue el proveedor, el cazador y quien suministraba el alimento a la familia o a la comunidad, y le proporcionaba seguridad a su clan. La mujer, por otro lado, gran parte de su vida, embarazada o amamantando, se concentró en el cuidado de los hijos. De esa manera, la mujer, al depender del hombre se subordinó a él y bajo este control, aceptó la ideología y la cultura patriarcal, llamado "el machismo" en tiempos modernos.

Así transcurrieron milenios, hasta que comenzó el período de la liberación femenina que obtiene sus mayores logros durante el siglo pasado.

En la actualidad, si bien quedan metas por alcanzar, como la equidad salarial, por ejemplo, la mujer se ha emancipado del rol tradicional que mantuvo durante generaciones, y su participación laboral en todos los aspectos de la vida económica ya son más comunes; incluso en algunas empresas o en ciertas legislaciones de diversos países, ya se marca una cuota mínima de mujeres en los rangos directivos.

Este nuevo papel femenino también se ha visto reflejado en muchos países latinoamericanos. En Chile, la feminización de la fuerza laboral ha sido uno de los fenómenos importantes ocurridos en las últimas décadas. En este país desde los años ochenta se aprecia con claridad un importante aumento de las tasas de participación laboral femenina: 28% en 1992 y 35,5% en 2002. Hoy, ya estamos sobre el 40%.

Además, al igual que en el resto de la región, la tasa de crecimiento de la población femenina económicamente activa supera la tasa de crecimiento masculina.

En tan poco tiempo tenemos mujeres presidentes como Michelle Bachelet y Cristina Kirchner; una canciller en Alemania, como Angela Merkel, en uno de los países más desarrollados del mundo; pero también en altos cargos vinculados a la actividad militar o protagonistas en las ciencias, las artes, los deportes y los negocios a nivel mundial.

Por lo anteriormente escrito, se puede decir, que el papel de la mujer en la sociedad se ha ido modificando a partir del ingreso masivo femenino al mercado laboral. Esto ha traído también sus aristas negativas, ya que las tasas de depresión y estrés también han aumentado en la población femenina, junto a las tasas de fracaso matrimonial. Todos estos factores negativos se deben muchas veces a los múltiples papeles que tiene que asumir la mujer hoy en día.

La mujer del siglo XXI está sobrepasada, ya que a sus roles antiguos, de madre, dueña de casa y esposa, se agregan muchas veces también la mujer trabajadora que trata de sobrevivir en un mundo laboral muy competitivo, para poder aportar en el hogar y así poder costear los gastos de un nivel de vida que es cada vez más difícil sobrellevar con un solo ingreso familiar.

Sin embargo, se ve enfrentada a un mundo laboral hostil, donde alcanzar un buen puesto de trabajo y un salario digno se hacen cada vez más difícil frente a la mayor competencia, lo que la obliga a capacitarse cada vez más y tener que seguir formándose. Sumando estos nuevos roles a los antiguos la hace entrar en un verdadero desequilibrio, lo que puede traer muchas veces consecuencias negativas en su salud física y mental.

Estos cambios han provocado además transformaciones psicológicas. De una mujer sumisa, obediente y dependiente pasó a ser libre, independiente y autónoma. La mujer asumió poder en su casa, en el trabajo, en la política, en el compromiso dentro de la sociedad, la carga y la exigencia que ello implica, ya mencionados antes.

Estos cambios en uno de los dos soportes de la especie han ocasionado de igual forma perturbaciones en su compañero de vida, el hombre, quien ha tenido que adaptarse a la competencia en lugares que le eran reservados. Ha tenido que ceder poder, compartir el placer y aceptar tareas y funciones que suponía y creía eran de exclusividad femenina como la crianza de los hijos o las labores de limpieza e higiene de la casa. Es aquí, donde muchas veces surge el conflicto en una pareja y puede llevar a una posible separación, si esto no se resuelve de una forma constructiva.

En conclusión, se puede decir, que ni el hombre ni la mujer están todavía capacitados para asumir los “nuevos” desafíos que se le han impuesto. La mujer se ve totalmente sobrepasada al asumir las viejas y nuevas funciones y el hombre aún no está preparado para colaborar en forma equitativa en los roles, que eran antiguamente asignados exclusivamente a la mujer.

Casa matriz

Sucursal

Contáctenos

Ingrese nombre:

Ingrese correo:

Ingrese teléfono:

Ingrese comentario:

Desarrollado por