Noticias

Diferencia de género: ¿Porqué los hombres y las mujeres son tan diferentes?.

Volver

Jessika Krohne.2011-07-13

Mucho se ha escrito entre las diferencias que existen entre hombre y mujeres y pocas conclusiones claras se han obtenido de los diversos estudios realizados el último tiempo acerca de esta temática. Muchos sociólogos, antropólogos y psicólogos se preguntan porque son tan diferentes los hombres y las mujeres, siendo que ambos tienen evolutivamente orígenes muy similares.

En todos los aspectos, se pueden observar diferencias, comenzando por el aspecto neurológico, fisiológico, psicológico, hormonal, genético entre otros.
No necesita uno ser más que un observador casual para darse cuenta de que existen muchas diferencias entre hombres y mujeres. Estas se pueden ver también muy claramente en la manera en que socializamos, cuidamos nuestra apariencia, perseguimos nuestros intereses, mantenemos nuestras relaciones, etc. y aunque uno pueda argumentar que estas diferencias se dan por el condicionamiento social, se pueden observar de épocas mucho más antiguas también.

Si analizamos por ejemplo la división del trabajo en los tiempos más remotos del ser humano, se pueden observar diferencias muy claras entre hombres y mujeres, ya que el hombre era el cazador y el que se arriesgaba para su familia, para poder abastecerlos de comida y otras necesidades básicas. Eso lo obligaba, tener que enfrentar constantemente al enemigo, ser agresivo y tener una muy buena orientación espacial, ya que no siempre podía frecuentar los mismos lugares, sino que tenía que buscar los elementos básicos en diferentes ubicaciones sin desorientarse para no perder el camino de regreso a casa. La mujer, por otro lado, era la que se quedaba en la casa y cuidaba a los niños y organizaba las cosas en el hogar. Ella se preocupaba de la vida comunitaria y se centraba más en las relaciones humanas. Esta diferencia, si bien ha cambiado hoy en día y ambos roles han llegado a ser más participativos y las actividades de cada género se han equiparado bastante, todavía se puede ver, especialmente en las sociedades menos desarrolladas, que los labores aún siguen muy propios de cada uno.

Estas diferencias tan claras en tiempos antiguos, ha llevado a que el hombre sea el protector y cuidador de su señora e hijos, mientras la mujer, la que lo apoya en estas tareas. Estas diferencias llevan a que el hombre y la mujer tienen necesidades muy diferentes en el ámbito emocional, como planteó el psicólogo y teólogo Luis Cruz en una charla, donde habló de este tema: “El hombre necesita ser admirado, respetado y apreciado mientras que la mujer requiere de amor, afecto y seguridad emocional.”

Si analizamos fuera del ámbito laboral o profesional, debemos entender que el hombre y la mujer tienen intereses distintos. Eso significa que, lo que es importante para cada uno como persona tiene una base diferente. El hombre está orientado y motivado hacia la consecución de logros, hacia las conquistas. La mujer en cambio está más interesada en el proceso hacia los logros, y sobre todo en las relaciones personales involucradas en este proceso.

En la relación de pareja, el hombre tiene ciertas metas u objetivos que le motivan a desarrollar la relación. La mujer es motivada por la relación en sí, y aunque también tenga ciertos deseos de hacia dónde quiere que progrese la relación, el proceso de desarrollo es más significativo para ella.

Otra área de gran diferencia entre hombres y mujeres es la manera de comunicarse. De todos es sabida la habilidad que tienen las mujeres en el arte de la palabra, y las dificultades que ocasiona la diferencia existente entre hombres y mujeres en este aspecto. En la sociedad de hoy en día son muchas las parejas que se encuentran con dificultades en la comunicación del día a día y no sólo debido a discusiones y a temas sin solución, sino en la relación cotidiana de los temas del día a día.

Esto es algo que se presenta desde muy pequeños, según se puede ver al observar las diferencias de cómo juegan los niños y las niñas ¿A qué juegan las niñas? A la casita, la comida, el café, las compras... juegos que requieren interacción con otras personas, ya sea otras niñas, sus muñecas o consigo mismas, y que giran totalmente alrededor de conversaciones. ¿A qué juegan los niños? A los camiones, las luchas, la guerra, el fútbol... juegos con una meta generalmente bien definida y que sólo requieren de expresiones monosilábicas. Para el hombre la comunicación tiene el propósito de dejar en claro, con el mínimo de palabras necesarias, cuál es la situación presente. Para la mujer, la comunicación tiene el fin de permitirle compartir sus sentimientos respecto a la situación presente, situaciones similares en el pasado o posibles en el futuro. Es por esto que el hombre no ve la necesidad de declarar sus sentimientos hacia su pareja continuamente.

Es necesario saber que, para la mujer, el cómo se comunican las cosas es tan importante como lo que se comunica. Para un hombre es suficiente que alguien le diga la información necesaria, basada en hechos. La comunicación también se refleja en una tercera área de diferencia entre hombres y mujeres: la resolución de problemas. De hecho, la diferencia comienza desde el punto de que, para el hombre, si existe un problema hay que resolverlo, de preferencia por uno mismo. Para la mujer, lo importante es hablar de la situación e involucrar a otros en hablar de ella.

Otra área donde es importante analizar las diferencias es en la demostración física de afecto. Ya mencioné la importancia para la mujer en cuanto a la manera de comunicar las cosas. En la pareja, ambos quieren expresar su afecto por el otro físicamente, pero es bueno saber que las mismas expresiones no tienen el mismo significado para ambos. En una encuesta informal realizada en Estados Unidos se preguntó a hombres y mujeres cómo preferían que su pareja les demostrara afecto, con un beso apasionado o con un abrazo tierno. La mayoría de los hombres respondió que con un beso mientras que la mayoría de las mujeres prefirió que su pareja las tomara en sus brazos.

Esta área de diferencia causa muchos de los problemas en la relación sexual de la pareja. El hombre responde con más facilidad a estímulos físicos, ya que cuando su cuerpo recibe un estímulo, se inicia una respuesta más que nada fisiológica y sin tomar en cuenta mucho más. En cierto sentido, se presenta una meta que alcanzar, y mientras más rápido se alcance mejor.

La mujer responde a estímulos emocionales. Su respuesta se da más en el área de los sentimientos, y toma en cuenta todo el contexto en que se da este estímulo.

Si bien, se podrían seguir analizando muchas diferencias con respecto a los hombres y las mujeres, me gustaría citar finalmente a Matthew Henry que hizo una interpretación muy especial de esta temática y que después de tantas especulaciones sobre las diferentes maneras de ver al hombre con la mujer, se puede observar esta maravillosa reflexión que los deja ver como dos compañeros que se apoyan en la vida:

“La mujer fue tomada de una costilla (es decir del costado) de Adán; no fue hecha de su cabeza para estar delante y dirigir; ni de sus pies, como para ser pisoteada y subestimada por él; sino de su costado, para ser igual a él, de debajo de su brazo para ser protegida, y de junto al corazón para ser amada.”

Casa matriz

Sucursal

Contáctenos

Ingrese nombre:

Ingrese correo:

Ingrese teléfono:

Ingrese comentario:

Desarrollado por